2.

Víctor ha sido siempre el amor de mi vida. No es que yo lo buscara, simplemente surgió así como una magia que a lo largo del tiempo ni se ha creado ni se ha destruido, simplemente se ha transformado. Nos conocimos como se conoce toda la gente ahora, más o menos. En Internet es muy fácil comunicarse o bien cuando quieres algo de alguien  o cuando simplemente te aburres. A mi me pasaron las dos cosas, y fue inevitable que una noche en la que quería saber cómo hacer chuletas y me aburría soberanamente el modo tradicional, optase por hablar al último de la clase, un tal Víctor que se sentaba en el último sitio de la última fila de la clase, coincidiendo con su posición en el número de lista e incluso podría decir que sus notas. Evidentemente, con una colección como la suya de ‘’últimos’’, no pude resistirme a abordarle con preguntas del tipo <<¿Cómo vas a hacer la chuleta en el examen de economía?>>. El chico me contestó, sorprendentemente, y tras haber recibido no una, sino varias preguntas como la que os he contado, que había sacado un 7’3, es decir, que había aprobado. Desde luego, no habría sido una buena forma de empezar una relación con un compañero de clase de no haber sido porque él no se lo tomó como una ofensa y yo traté de echar tierra de por medio…hablándole de otras personas que ciertamente sí eran deficientes. Como la profesora de economía, que me había suspendido por primera vez en toda mi carrera escolar. No era por fardar, pero siempre había sido la primera de la lista, la primera en sentarme delante en clase y me atrevería a decir que también había sido la primera de la clase, pero siempre se sabe que igual que hay competencia para ver quién es el último, también la hay para saber quién es el primero.

Mantuvimos una charla animada hablando de la onda gravitacional que tenía la profesora en la barriga, de sus pasos pequeños y melódicos, que simulaban una marcha de una orquesta de pueblo, sus facultades expresivas a la hora de articular tres palabras, de las cuales tres no tenían correlación ni sentido lógico… y así, durante horas y horas y horas, y días y días y días… Evidentemente, los temas variaban. Es curioso cómo la lengua hace de ti un soldadito que te hace algunas veces atacar al enemigo con ideas más ocurrentes y otras sólo te utiliza como mero informador… nosotros pintábamos conversaciones con bromas, con ocurrencias ingeniosas…y otras veces nos contábamos nuestras experiencias con el cine y la música. Y aquí llegó mi mayor impresión acerca del chico, porque a diferencia de lo que creía de él, en lo que tenía cabida la poca cultura de las artes, es que conocía mejor que yo el séptimo arte…¡el séptimo arte! Sabía entonces de tantos mundos que pensé que perderme en él sería perderme en el propio arte, sería conocer otros lugares, conocer otras personas… y sencillamente, me enamoré de él. Me enamoré de ese ser que conocía tantas cosas, que se preocupaba de otras gentes, que vivía en otros paraísos… esa abstracción que tenía él en clase no era culpa de su incompetencia. De hecho, sabía mucho más que nosotros. Por eso se iba a lugares donde el aprendizaje de la vida se aprendía con la experiencia, no con la percepción de un profesor charlatán y aburrido.

Un día le pregunté que había visto en mí, y me respondió:

– No vi nada, sólo leí. El arte del cine siempre ha tenido un precedente claro, la literatura. Tú me enseñaste a mi ese mundo a través de tus palabras, a través de un mundo fantástico que nos encierra a nosotros. Tú fuiste mi abstracción y eres mi reflejo, somos dos elementos paralelos que no existen ya el uno sin el otro.

 

Y llegó un día en el que el cine y la literatura aparecieron cogidos de la mano y nunca jamás se soltaron.

Anuncios

Unendlichkeit

El agua y el Universo…son muy parecidos. De hecho, creo que son tan parecidos que se me figuran en la mente como dos gotas de universo cristalizado y húmedo que se mezclan y se separan. Son oscuras a veces, otras son más claritas…

El Universo y el agua tienen los mismos misterios, y mirando hacia arriba en uno y en otro nos podemos encontrar a ambos, dividiéndose por una linea transparente que incluso nos puede hacer dudar de qué es Universo y qúe es agua. De hecho…¿Qué diferencia a uno del otro si en ninguno de los dos puedo respirar? Estoy condenada al eterno mundo terreno en el que no soy ni agua ni Universo, ni cielo ni infierno, ni vida ni muerte… no soy nada. No somos nada, ni nadie. La infinidad del Universo y del agua, cada uno en su mesura, no es comparable a la trágica existencia de la tierra. Las montañas no son comparables con los astros ni los arrecifes de coral, el acuario del cielo que dibujan las estrellas tiene el mismo brillo de los pececillos que se alumbran en el oscuro océano…nada comparable al fulgor distorsionado y amarillento de las farolas de Madrid…

En ambos paraísos podemos mantenernos estáticos, libres, empujados por una mano desconocida hacia un punto inconexo con nada; todos los puntos son inconexos en el agua y en el universo, no hay distinción entre izquierda y derecha, ni arriba ni abajo, ni siquiera dentro de fuera…porque estamos dentro….y fuera. Es tal la represión que ejerce sobre nosotros la tierra que nos ata a un suelo de árida arena sobre un sofocante Sol que nos recuerda que algo siempre está sobre nosotros. Que no somos libres y que las leyes de la Naturaleza, empezando por la Ley de la Gravedad, están por delante de nuestros intentos de revelación. Aún en el hipotético caso de que consiguiéramos algún atisbo de libertad, no sería permanente, porque tarde o temprano nuestros esfuerzos cederían a esas injusticias que nos Gobiernan…las leyes Naturales.

Sin embargo, la carácterística más embellecedora de estas dos utopías, habiendo sido mencionado ya la carencia de espacio es también la ausencia de su eterno compañero…el tiempo. Oh el tiempo! Mercenario, asesino de la noche y del día, causa de los principios y los finales, consecuencia de una pareja que no ha sentido el amor, provocador de mi impaciencia, maldito capricho de la vida para no aburrirse e ir y venir… no tienes cabida en el Agua ni en el Universo, eres tan poco agraciada que has de conformarte como yo en permanecer en la sustancia terrena, entre montañas y estepas, entre ciudades y pueblos…. he de decir que me alegro de tu infelicidad aunque esa también sea la mía…

 

Y sigo mirando al Universo y al Agua, a sus luces, tan flameantes, cálidas,…sigo sintiendo ese melódico latido que mecen los pequeños organismos que habitan estos lugares, y me muevo yo con ellos, intentando llegar a ese pulso perfecto y constante, en el que parece que todos los problemas se disipan y sólo se oye un ”pum…pum…pum…”,…sigo intentando elevarme a los dos Mundos para soltarme de la cuerda que me ata a la tierra, para sentir que soy dueña de mis movimientos y de mis impulsos, que controlo mi camino y que yo lo marco, que es circular, recto, vertical, diagonal, izquierdo,…

Pero siempre me pesará la pena de que, ante todo, no gozaré eternamente de la Libertad que me dan estos mundos, por mucho que mi empeño culmine con una estática posición y esté por encima de cualquier Ley de la Naturaleza, ésta siempre acabará dando un tambaleo sobre mí que me hará volver a un mundo en el que las luces tienen su lugar determinado, existen los mapas que tienen principio y fin,  un Sol que me quema y espera que obedezca a su voluntad eternamente, que el tiempo me apremie para buscar mi causa sobre la arena, … ¡Qué desdichada es la existencia del caminante de la Tierra!

 

 


Nos Mudamos!

No sólo yo!

Antes éramos en mi blog tantas personas…y tan queridas…que he decidido que no nos vendría mal un cambio de aires un poco más yankies. No es que me guste mucho el wordpress, pero parece más moderno…y más fácil.

El poco tiempo que llevo aquí me ha demostrado que lo primero es cierto si lo segundo fuera cierto…pero lo segundo no es cierto y por tanto vuelvo a quedarme igual de obsoleta que con el blogspot.

Aquí, las cosas son como más complicadas, menos coloridas, más aburridas y más serias. Tiene como un aspecto de periódico, con su tamaño de título más grande, sus columnazas a los lados, su título sobrio… intentaré que mis entradas den la talla. Por ello espero que juntos, los que me leáis y los que me apoyéis, y ambas personas, podamos crear un blog más serio, más realista, más maduro, más eficaz, más útil, más eficiente, más cómodo y sobre todo, más comprensible.

Quiero que todas las personas, incluida yo, demos otra mirada al mundo. Quiero verlo de todas las perspectivas, todas buenas y todas reales, claro.  Quiero que mis entradas sean de todos los colores, en todos los tonos, con todas las superficies y con todos los fondos. Quiero impulsar una nueva forma de mirar el mundo, con sus curiosidades y sus anécdotas. Quiero que veamos en un bolígrafo un soldado, y en un amanecer, un asesinato. Quiero conseguir con vosotros que, en una frase, haya muchos mundos en un sólo mundo.

Y yo sola no puedo…asi que a trabajar! Todavía nos queda mucho por hacer!

 

Andrea Arnal.